Navidad, más allá del propósito inicial. Una nueva mirada para viejos asuntos.

0

Durante todo el año creo que he que me he salido del rollo familiar. Son unos estresados, dramáticos… paso de todo eso, hago mi vida, yo estoy tranquil@, viendo vídeos, la tele, los culebrones, leyendo, trabajando, saliendo, ligando, comprando, haciendo yoga, haciendo maquetas… En esos momentos creo estar fuera, incluso haber trascendido sus conflictos estando en atención plena (fluyendo con lo que me gusta). Pero si mi juicio al entrar en contacto con la realidad es el mismo, solo me he tomado un kit kat. Si eso aparece en mi vida, es parte de mí. Sentir que yo no soy como ellos, estoy trascendid@, es estar evadiéndome, estoy en una negación.

En otras ocasiones me da por creer que yo soy superespecial, como un santo, un salvador, un superheroe, un iluminado, etc… y que yo vengo a salvar a mi familia porque he comprendido cosas que ellos no entendieron. Pensar que tu clan dejó programas tóxicos y que tú vienes a solucionar esto y además a salvarlos a ellos.

Esta forma de mirar a tu familia es una manera de decir yo soy buen@ y/o list@ (porque necesito sentirme así) y el resto son malos o tontos y yo he venido a liberarlos de su ignorancia.

Quizás en estos momentos estás sonriendo. Pero bájale la intensidad y dime que no se te ha pasado por la cabeza alguna de estas ideas. Son ideas separatistas y soberbias. Una forma de sentir que no perteneces a tu clan, que estás incluso por encima de ellos.

Estos días quien más y quien menos, aunque sea por tradición, se somete a una inmersión familiar en la que es frecuente que afloren unos cuantos asuntos que durante el año metemos debajo de la alfombra, los cuales solemos atribuir a alguien (nunca asumirlos como parte).

La clave no es cambiar la realidad que experimento u obtener mi objetivo, sino centrarme en el proceso de darme cuenta de que todas las preguntas que me hago tienen como centro la neurótica obsesión de cambiar lo que experimento porque no soporto el momento presente. Al plantearme cuales son los parámetros familiares que estoy repitiendo, o de los que huyendo, puedo darme cuenta que estaba sintiendo desde la misma manera de ver de mis ancestros. Puedo elegir validarla o soltarla. Al dejar de sostener el drama, puedo permitir que la realidad sea la que es. De esta manera puedo agradecer la vieja información que percibo al entrar en contacto con lo que vivo.

Te invito a una nueva mirada de estos viejos asuntos. A preguntarte, ¿en base a que creencia estoy emitiendo mis veredictos?, ¿Qué parte de mi se incomoda? ¿Quién es es@ que quiere que mi cuñada o suegra no sea como es? Los hechos son, simplemente son. Y además, su verdadero propósito no es fastidiarme sino ayudarme a verme, a ampliar mi conciencia.

bioneurovida transgeneracional

Comparte.

Leave A Reply