Taller duelos heredados

0

Alicante. Viernes 1 de noviembre 2019

En este taller aprenderemos a distinguir los tipos de bloqueo del duelo que puedan estar actualmente lastrando tu vida y realizaremos ejercicios para permitirnos dejarlos ir.

Cuando hablamos de hacer el duelo podemos tener creencias que nos bloqueen este proceso bien consciente o inconscientemente. Y es que, no se trata solo de dejar pasar el tiempo, pues cuando el duelo se haya bloqueado pueden pasar, años, toda la vida o incluso heredarse.

En ocasiones nos quedamos anclados por fidelidad al proyecto vital truncado de la persona que falleció, aunque ni siquiera la hubiéramos conocido.

Alguna de las creencias que pueden bloquear los duelos pueden ser:

-Si hago el duelo, voy a olvidarme de ese ser querido que ha muerto (persona o animal), y como no quiero olvidarme, se produce un bloqueo inconsciente del proceso. No hay tiempo en el mundo que pueda servir para procesar el cambio.

-Si dejo de sufrir por la ausencia del ser querido, es como si este no hubiera tenido importancia para mí, o como si ya no lo amara.

Hacer el duelo es dejar de sufrir por la ausencia, dejar de experimentar sufrimiento por la falta de anterior estado. Así, cuando vuelvo a pensar en el pasado, dentro de mí ya no está ese dolor, sino un recuerdo con agradecimiento. 

Hay veces que lo que nos toca es hacer el duelo de un cambio no deseado en nuestra vida, de un proyecto que no hemos podido realizar, de cierto concepto de familia, de nuestra vida profesional cuando nos jubilamos, de un país que hemos tenido que abandonar…

Es importante no confundir una parte de nosotros con el objeto del duelo. No se trata de ignorar o anular alguna parte de nosotros o de nuestra vida, sino de reconocerla y sanarla.

Puedes pensar que no te apetece recordar situaciones antiguas, pues al ser dolorosas las has apartado de ti lo más lejos que has podido, pero es desde ahí, desde la sombra que siguen afectándote. Quizás, en el momento que ocurrió no tenías suficientes recursos, o no te sentías con fuerzas o capacidad para afrontarlo, y todo aquello quedó congelado en un rincón de tu inconsciente para intentar que no afectara el resto de tu vida.

Puede que esto no te ocurriera a ti sino a alguien de tu familia que ni siquiera conociste, pero sigue ahí esperando ser revisado para ser reconocido y liberado.

Una parte importante de este proceso es poder ser consciente del aprendizaje que esa vivencia nos traía. Esto nos ayudará a estar disponible para otras experiencias futuras.

    Sabremos que el duelo está procesado cuando el sentimiento que evoca el evento es de dulce nostalgia o agradecimiento a lo vivido pero sin necesidad de volver atrás, es decir, invirtiendo en la vida hacia delante.

https://www.youtube.com/watch?v=lCyU2Hf0SH0&t=8s

Leave A Reply

WhatsApp chat