Reseñas Bioneurovida    Youtube Bioneurovida    Teléfono: 619 257 459

¿El miedo se hereda? Un experimento sorprendente

0

Esta interesante investigación de la Universidad de Zurich nos demuestra que las experiencia pueden transmitirse de generación en generación a través de los genes, o mejor dicho, como ahora ya sabemos, a través de la activación o desactivación de distintos genes mediante su metilación.

Este equipo científico de la Universidad de Zurich traumatizó un grupo de ratones y analizó las dos generaciones siguientes. Los resultados son sorprendentes, ya que todas las crías mostraron signos de trauma. Los especialistas separaron randomizadamente de sus madres a una camada de ratones recién nacidos. Todos los días, durante dos semanas, los pequeñitos ratoncitos fueron alejados de sus madres por tres horas; situación que resulta extremadamente estresante para estos animales. Aunque esta camada pareció crecer normalmente, el comportamiento errático y ciertos signos de depresión evidenciaron el daño: los ratones traumatizados eran imprudentes, vagaban en espacios abiertos y luminosos, algo que sus padres evitarían por ser una situación de riesgo.

Podemos-heredar-los-miedos-de-nuestros-padres-1.jpgC THN

En una segunda etapa del experimento, los machos de las camadas traumatizados engendraron crías que mostraron comportamientos anormales similares a los de sus padres, a pesar de que nunca habían experimentado un trauma. Los niveles de insulina y de glucosa en sangre a los cachorros eran también más bajos que en los ratones normales, lo que se considera un síntoma de estrés. La próxima generación, es decir los nietos de los ratones estresados, también mostró comportamientos anormales.

A pesar de no haber tenido problemas de crecimiento, el daño provocado a estos ratones se extendió a tres generaciones. Al analizar el tejido cerebral de los padres traumatizados, los investigadores descubrieron una mayor cantidad de lo normal de moléculas de ARN diminutas llamadas microARN que tienen la capacidad de regular la expresión de otros genes mediante diversos procesos, utilizando para ello la ribointerferencia.  Al parecer, esta parece ser la ruta transmisora de la experiencia del trauma a la descendencia.

Se trata, sin dudas, de un enorme avance que demuestra la gran complejidad del cerebro, aún de uno tan pequeño. Si tuviste una infancia feliz y aún así tienes ciertos problemas psicológicos, quizás no se trate de algo guardado en tu inconsciente personal sino de experiencias de tus ancestros que ni siquiera te pertenecen y que aún así, están grabadas en algún lugar que modifica la expresión de tus genes.

Leave A Reply

WhatsApp chat