Reseñas Bioneurovida    Youtube Bioneurovida    Teléfono: 619 257 459

El papel de vicitima

0

Podemos elegir entre el victimismo o el aprendizaje, y esta elección solo depende de cada uno. No obstante, no hay que olvidar que, en la primera opción, elegimos juzgar; y en la segunda no percibimos ataque, sino una situación que refleja nuestro mundo interior.

Vivimos en una sociedad que enaltece la figura de la víctima. Es una manera de separarnos de nuestras responsabilidades y de justificar nuestras vidas y nuestros males. Son los demás los que tienen que cambiar, los que dejan que se abuse de ellos, los que no saben decir que no. Es una postura que reclama defensa y que deja bien claro quién es el culpable. Es una de las máximas expresiones de la inmadurez emocional. 

La unión de todos aquellos que creen que son víctimas de cualquier cosa solo sirve para reforzar el victimismo y aumentar la culpabilidad. Su dolor y sufrimiento son la prueba de que necesitan protegerse. No se les pasa por la mente que lo que están viviendo tiene un sentido que va más allá de cualquier valor y razonamiento de este mundo de la ilusión.

Proyectamos en los demás nuestros guiones acerca de cómo deberían comportarse para que nuestro mundo fuera estable y feliz. Les asignamos papeles. Si no los cumplen nos ponemos enfermos para que se sientan culpables. Esta es una de las proyecciones más sutiles del ego.

Hay muchas formas de atacar, y muchas de ellas son muy sutiles; como por ejemplo, esperar que el otro cambie. Así nos presentamos como los buenos, personas que sabemos esperar. No nos damos cuenta de que usamos nuestros síntomas como la prueba irrefutable de que tenemos razón y de que el otro es malo, porque no hace lo que esperamos.

Nos sacrificamos porque no nos gusta lo que vemos y queremos cambiarlo. Con ello, el ego refuerza su creencia de que enfermamos y morimos de culpa de los demás.

Ser plenamente conscientes de que nuestras creencias más profundas se convierten en el patrón de nuestras experiencias diarias nos ayudará a sanarnos y a evitar sufrimientos inútiles.

Al tomar conciencia, podemos cambiar nuestra percepción. El primer paso consiste en cambiar nuestros pensamientos sobre los diversos acontecimientos. Esto no tendría sentido si nuestros pensamientos no tuvieran influencia, y recobra todo su sentido con el paradigma de la física cuántica.

Enric Corbera

la vida no vivida

Leave A Reply

WhatsApp chat